Principales enfermedades fúngicas en el almendro y cómo controlarlas

En los últimos años hemos visto como el cultivo del almendro ha evolucionado y, con ello, la aparición y la magnitud de algunas plagas y enfermedades. La evolución hacia plantaciones más fértiles y con mayor disponibilidad de agua, ha provocado a su vez el incremento en número y severidad de enfermedades en el almendro, sobre todo de las fúngicas.

En el artículo de hoy, vamos a hablar sobre algunas de las enfermedades fúngicas que ponen en peligro nuestras plantaciones de almendro y cómo controlarlas de manera efectiva.

¿QUÉ SON LAS ENFERMEDADES FÚNGICAS?

Las enfermedades fúngicas son aquellas enfermedades producidas por hongos. La diferencia básica con otras enfermedades que son provocadas por distintos agentes es que el hongo puede sobrevivir en el suelo o en antiguas plantas infectadas y su eliminación se vuelve difícil.

Para que un hongo prolifere y pueda desarrollarse la enfermedad necesita dos condiciones: humedad y temperaturas suaves.

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES ENFERMEDADES FÚNGICAS QUE afectan A NUESTRAS PLANTACIONES de almendro?

En un contexto de cambio climático, el crecimiento del cultivo del almendro, zonas con mayor dotación de agua, distintos climas y las condiciones y medios para alcanzar elevadas producciones provocan la expansión y proliferación de enfermedades del almendro.

Estas son las principales enfermedades fúngicas que nos afectan a día de hoy:

MANCHA OCRE

Es una de las principales enfermedades del almendro que infecta a las hojas en primavera, sobre todo si hay lluvias y temperaturas suaves, pudiendo llegar a producir defoliación completa del árbol.

Los síntomas se pueden ver en forma de manchas pardo-amarillentas que después se tornan en ocre y acaban necrosándose. Estas manchas pueden alcanzar 1 cm de diámetro y solaparse entre ellas.

Mancha Ocre almendro
Fuente – Mapama

Las manchas pueden llegar a afectar a la mitad de la superficie foliar produciendo defoliaciones prematuras. Esto disminuye la capacidad de fotosíntesis, produciendo el debilitamiento del árbol y una disminución del 30% de la producción. Además, la disminución en la producción de fotoasimilados por parte de la planta puede comprometer no solo la maduración del fruto, si no la apertura del mesocarpio (sobre todo en situaciones de secano).

MONILIA

En este caso se trata de una enfermedad fúngica que ataca flores, hojas, frutos y brotes y que se caracteriza por resistir a temperaturas bajas y humedades muy altas.

Produce un desecamiento de todos estos órganos vegetativos. Un ejemplo claro, es que las flores se quedan adheridas al árbol, los frutos se tornan negros y se momifican y en las ramas se presentan chancros.

Enfermedad fungica molinia almendro
Fuente – Mapama

Los síntomas de esta enfermedad en el almendro no sólo debilitarán tus árboles si no que también dejarán heridas por las que pueden entrar otras enfermedades e incluso se podría disminuir la producción hasta en un 50%.

ANTRACNOSIS

Esta es considerada una enfermedad secundaria del almendro pero, en los últimos años se está extendiendo y afectando con mayor intensidad a muchas plantaciones. Provoca daños en flores, frutos, hojas y brotes y se ve favorecida por lluvias primaverales y temperaturas suaves (15-25ºC).

El principal síntoma es la aparición de una lesión en el fruto de color naranja que se hunde formando una gomosis. Los brotes, ramas y hojas presentan amarillez y desecación.  

antracnosis enfermedad del almendro
Fuente – Mapama

Los almendros quedarán afectados por la desecación foliar que provoca a su vez la muerte de ramas. Si se desarrolla rápidamente la producción puede verse afectada en pérdidas del 50-100%.

¿QUÉ PUEDES HACER PARA CONTROLAR ESTAS ENFERMEDADES?

MANCHA OCRE

Conocemos que el hongo causante de la mancha ocre pasa el invierno en forma de ascospora entre las hojas caídas del suelo, por eso es muy importante que elimines los restos de vegetación.

La primera infección se produce en el hinchado de yemas pero la enfermedad no se desarrolla hasta 35-40 días después, en ese momento es demasiado tarde para intentar realizar su control, por lo que la mayoría de prácticas se enfocan en su prevención.

Por ello, es muy importante la elección de la variedad. Por ejemplo, variedades como guara o tuono tienen una alta sensibilidad a mancha ocre, penta una sensibilidad media y vairo una sensibilidad baja.

En cuanto a su control químico, se suelen recomendar de dos a tres tratamientos: el primero después de la floración, el segundo 20-25 días después y un tercero si se producen lluvias copiosas durante este periodo.

tratamiento mancha ocre
Fuente – Tradecorp

En ocasiones también se realiza un tratamiento previo a la floración cuando el árbol se encuentra en el estado fenológico de yemas hinchadas para tratar de disminuir el inóculo del hongo previo a la floración. Para este tratamiento se recomiendan materias activas que tengan como base el cobre (oxicloruro, hidróxido cúprico, óxido cuproso…).

Actualmente, las materias activas permitidas para estos tratamientos son fenbuconazol, piraclostrobin + boscalida, kresoxin-metil + difenoconazol y mancozeb.

MONILIA

Similar a la mancha ocre, el hongo que provoca la monilia pasa el invierno en los chancros localizados en brotes, tallos y frutos momificados del año anterior, por lo que la eliminación de estos es fundamental. Durante la primavera este se desarrolla en las flores, por lo tanto la floración es el periodo de mayor riesgo.

En función de la sensibilidad varietal se realizarán uno o dos tratamientos. Si es poco sensible como por ejemplo, marinada, vairo o penta se hará un único tratamiento cuando haya de un 20-50% de flores abiertas.

tratamiento molinia
Fuente – Tradecorp

Si es muy sensible como guara se hará un primer tratamiento con un 20% de apertura de flor y un segundo al 80%.

Las materias activas que puedes usar para estos tratamientos son: sales de cobre, fenbuconazol, piraclostrobin + boscalida, fludioxinil + ciprodinil, metil-tiofanato, tebuconazol, bacillus subtilis, bacillus amyloliquefaciens y mancozeb.

ANTRACNOSIS

Un rasgo común de todas estas enfermedades es que el foco ha de estar puesto en las medidas preventivas de manejo. En el caso de la antracnosis podemos facilitar su control realizando una poda que favorezca la aireación, disminuya la humedad ambiental, y elimine los órganos afectados para disminuir la propagación.

La elección varietal juega a su vez un rol muy importante en el desarrollo de esta patología: penta y guara son altamente susceptibles, y vairo y marinada susceptibles.

ANTRACNOSIS almendro
Fuente – Tradecorp

También podemos controlarla de manera efectiva realizando tratamientos preventivos cuando haya de un 5-10% de floración y repetir en función de las lluvias cada 15-25 días hasta el mes de mayo. Las materias activas con las que puedes hacer los tratamientos son: piraclostrobin + boscalida y sales de cobre.

Es una enfermedad que se desarrolla muy rápido (3-5 días) por lo que su control es muy importante o las consecuencias pueden ser devastadoras.

EN RESUMEN…

Algunas de las medidas imprescindibles que debes tomar son:

  1. Eliminación de restos vegetales como hojas, frutos momificados y restos afectados, ya que son una fábrica de esporas de hongos y pueden favorecer el desarrollo de estas enfermedades en las campañas siguientes.
  2. Elección de variedades resistentes. Hay un concepto importante conocido como sensibilidad varietal. No todas las variedades son sensibles a las mismas enfermedades. Por eso es importante que en función de las enfermedades de la zona de tu plantación elijas la variedad más apropiada.
  3. Realización de una poda adecuada, que favorezca la aireación y el equilibrio en el árbol.
  4. Realización de un abonado racional que no produzca un vigor excesivo, pues esto favorece el desarrollo de los hongos patógenos.
  5. En el caso de que sea necesario, uso de productos fitosanitarios sobre todo si en los años anteriores ha habido problemas con enfermedades fúngicas. Siendo muy importantes los tratamiento preventivos.

TODOS NUESTROS ENEMIGOS SON MORTALES

Es importante que sepas que las enfermedades fúngicas en plantaciones intensivas y superintensivas se desarrollan mucho más rápido que en plantaciones convencionales.

La mayoría de ellas comparten ciertos rasgos comunes en cuanto a su desarrollo y control. Como siempre recalcamos ante este tipo de prácticas es conveniente anteponer, los métodos biológicos, culturales o físicos frente a los químicos. Aún así las materias activas químicas utilizadas racionalmente han demostrado su gran eficacia.

Que conozcas estas enfermedades en esta época del año, es esencial para que las puedas identificar y combatir, evitándote problemas y siendo más eficiente en su control.

Para ello y como siempre desde Synergynuts estamos para brindarte la mejor información ¡nos vemos en próximos artículos!

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter

Te mantendremos informado de las últimas noticias, eventos y mucho más