Enfermedades del almendro: moniliosis.

Bienvenidos un día más al blog de Synergynuts. En este post vamos a continuar con la serie sobre enfermedades del almendro. Moniliosis o momificado es una de las enfermedades fúngicas más comunes en las plantaciones de almendro en seto, por ello, vamos a ver con detenimiento como identificarla y evitarla.

¿Cómo se desarrolla la moniliosis en el almendro?

La moniliosis también se conoce comúnmente como monilia en almendro, que es como se denominan a los hongos que producen esta enfermedad. Estos hongos se conocen como: Monilia laxa, el más distribuido, Monilia fructigena y Monilia fructicola, considerado como un patógeno de cuarentena en España.

A diferencia de otras enfermedades fúngicas, la moniliosis resiste a bajas temperaturas, por eso tiene una alta incidencia sobre todo en zonas frías. Pasa el invierno en forma de micelio en chancros dentro de los brotes, tallos y frutos momificados.

El micelio, cuando la humedad es superior al 80% y la temperatura mayor de 10°C, sirve de inóculo al dispersarse con la lluvia y el viento, e infecta los órganos nuevos.

¿Cuáles son los síntomas de la moniliosis?

La moniliosis ataca a flores, hojas, frutos y brotes. Primero se ven afectadas las flores durante la antesis, que es el proceso de floración, produciendo un desecamiento y quedándose adheridas al árbol.

Captura
Necrosis en flores – Fuente MAPA

En las ramas se producen chancros con exudaciones de goma. Las hojas y brotes después del ataque presentan pequeñas áreas pardas y deprimidas.

Chancro abierto en rama por moniliosis
Chancro abierto en rama – Fuente MAPA

En caso de los frutos, se vuelven negros y se quedan momificados. Además, son fuente inóculo secundario para futuras infecciones.

moniliosis fruto momificado
Fruto momificado – Fuente MAPA

Estos síntomas, no solo debilitan el estado sanitario del árbol, también dejan heridas por las que pueden entrar otras enfermedades y disminuyen la producción.

¿Cómo podemos controlar la moniliosis?

Ya lo hemos hablado en otros posts, la mejor forma de combatir una enfermedad es la prevención. Para ello es imprescindible:

  • Eliminar cualquiera fuente de inóculo: frutos momificados, brotes, ramas con chancros.
  • Realizar podas que favorezcan la aireación y reduzcan la humectación en el almendro en seto.
  • La sensibilidad varietal es fundamental a la hora de elegir variedades, es importante si en tu zona hay ataques de molinia en almendro elegir una variedad resistente. Variedades de almendros como marinada, vairo o penta son poco sensibles, lauranne tiene una sensibilidad media y guara una alta sensibilidad.
  • Realizar una fertilización que no produzca un vigor excesivo ya que produce un desarrollo de enfermedades fúngicas en almendro.
  • A la hora de realizar un tratamiento fitosanitario, tener en cuenta si la parcela ha tenido en años anteriores problemas de moniliosis y realizar tratamiento de prevención, durante la floración que es el periodo más sensible.
    • En el caso de variedades poco sensibles, realizar un único tratamiento con un 20-50% de flores abiertas.
    • Si se trata de variedades sensibles, realizar dos tratamientos: uno al 20% de flores abiertas y otro al 80%

Estas son las claves para identificar y luchar contra la moniliosis en el almendro, como siempre destacar que la prevención es la mejor arma contra cualquier enfermedad fúngica y que todos estos conocimientos sobre esta enfermedad te ayudarán a mantenerla a raya en tu plantación de almendro seto.

¡Gracias por acompañarnos de nuevo! Nos leemos en próximos posts en Synergynuts.

2 comentarios en «Enfermedades del almendro: moniliosis.»

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter

Te mantendremos informado de las últimas noticias, eventos y mucho más