Enfermedades del almendro: verticilosis

Con el aumento del número de hectáreas de almendro en seto, hemos visto también el aumento de plagas y enfermedades. Por ello es muy importante que tengas ciertos conocimientos de sanidad vegetal.

En este post vamos a hablar de otra enfermedad del almendro, que, aunque no es una enfermedad muy importante puede afectar en cierta medida a plantaciones jóvenes.

Se trata de Verticilosis, comúnmente conocida como Verticillium, el nombre del hongo que la causa.

¿Cómo se desarrolla la verticilosis?

Está causada por el hongo Hifomiceto Verticillium dahliae. Este patógeno tiene una amplia gama de plantas huéspedes, pero en el almendro la verticilosis está considerada como una enfermedad secundaria, con poca incidencia y severidad.

El hongo sobrevive en el suelo, restos vegetales o en otras plantas huéspedes.

Su ciclo comienza en el suelo, penetrando por las raíces, sobre todo si hay heridas, hasta que llega a la savia llegando así a todas las partes del almendro.

Su desarrollo se produce cuando las condiciones climatológicas son de humedad alta y temperaturas suaves, normalmente primavera y otoño. Las altas y las bajas temperaturas paralizan su desarrollo.

Su dispersión se produce por el movimiento del suelo o material vegetal infectados, sobre todo hojas y brotes, a través del viento, agua de riego, maquinaría, herramientas etc.

La verticilosis afecta más a almendros jóvenes que a adultos.

¿Cuáles son los síntomas de la verticilosis en el almendro?

El síntoma más característico son manchas necróticas de tamaño y forma variable en el interior de los tallos, que se ven fácilmente al realizar un corte a una rama enferma. Los primeros síntomas aparecen como un marchitamiento que afecta a los almendros de un modo asimétrico. Las hojas que se encuentra en la base de las ramas comienzan a desecarse y terminan cayéndose.

verticilosis almendro
Ramas de almendro afectadas por verticilosis – Fuente MAPA

En función de ataque, puede verse afectado solo una parte pequeña de la zona aérea del almendro, a ramas secundarias o primarias, o en los casos más severos a toda la parte aérea. Eliminando las partes afectadas, no suelen presentar los síntomas de nuevo.

almendro afectado verticilosis
Almendro con verticilosis en una de las ramas principales – Fuente MAPA

¿Cómo puedo controlar la verticilosis en el almendro?

Antes de que hacer la plantación de almendro en seto, es importante que realices una analítica de suelo para saber si está libre de este patógeno, y si no es así realizar una desinfección.

Es importante escoger patrones y variedades poco sensibles a la veriticilosis, y utilizar material vegetal sano.

Evitar aportes excesivos de agua y realizar fertilizaciones racionales.

En el caso de ataques fuertes, el mejor tratamiento para la verticilosis, destruir los órganos afectados para disminuir la fuente de inóculo. Como la verticilosis no es una enfermedad relevante en el almendro, las actuaciones de eliminación de ramas afectadas mediante poda y quema son suficientes para mantener a raya esta enfermedad.

Es muy importante la desinfección de herramientas y maquinaria, si hay algún riesgo de que haya estado en contacto con verticilosis.

Respecto al tratamiento químico contra el verticillium, no hay ningún producto eficaz para esta enfermedad, ya que ataca al interior de los tejidos del almendro, donde los fungicidas no pueden llegar.

Como has visto en este post, hay enfermedades fúngicas que se desarrollan de manera distinta por eso es importante que tengas ciertos conocimientos sobre ellas. Esperamos que este sirva te ayude a tener éxito en la batalla con las enfermedades en tu plantación de almendro en seto.

¡Nos vemos en próximos posts!

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter

Te mantendremos informado de las últimas noticias, eventos y mucho más