Roya del almendro

Bienvenidos una vez más al blog de Synergynuts. En este post vamos a continuar con la serie de enfermedades sobre el almendro. Es el turno de la roya del almendro, una enfermedad fúngica poco extendida y poco agresiva, y considerada como secundaria pero que también es importante que conozcas para que la sanidad de tu plantación de almendro en seto no se vea afectada.

¿Cómo se desarrolla la roya en el almendro?

Esta causada por el hongo basidiomiceto Tranzschelia pruni-spinosae, cuyo ciclo tiene dos fases: la primera que la pasa sobre plantas herbáceas y la segunda sobre especies leñosas. Este hongo sobrevive el invierno en hojas caídas y ramas infectadas, realizando la nueva infección sobre las hojas nuevas en primavera.

Las condiciones para que se propague son 18 horas de humectación con un rango de temperaturas entre 5 y 30°C, y el periodo de inoculación es de 20 días con temperaturas de 10 a 15 °C y de 13 a 19 días con temperaturas de 20 a 25°C.

Es una enfermedad policíclica, es decir si se dan las condiciones se vuelve a propagar. Los periodos más críticos para su contaminación son: otoño (caída de hojas) y mayo-junio.

La roya suele afectar más a las plantaciones de almendro injertado sobre ciruelo. Normalmente, no suele ser una enfermedad importante, dándose de forma tardía y afectando solo a las hojas.

Sin embargo, si se dan las condiciones de humedad durante largos periodos primaverales pueden aparecer infecciones severas, produciendo una defoliación en el almendro.

¿Cuáles son los síntomas de la roya en el almendro?

Los síntomas aparecen en verano, a partir del mes mayo y junio. Afecta principalmente a las hojas, que presentan muchas manchas pequeñas de color amarillo en el haz, y pústulas de color marrón y consistencia pulverulenta en el envés.

sintomas roya del almendro
Síntomas de roya en hojas de almendro en haz y envés – Fuente MAPA
Roya almendro tratamiento
Hoja de almendro con pústulas en el envés causadas por roya almendro – Fuente MAPA

En ataques severos, cuando hay condiciones de humedad puede producir una elevada defoliación y afectar al desarrollo de yemas y frutos, aunque nunca ataca directamente al fruto.

¿Cómo evitar la roya en el almendro?

Como siempre decimos, la clave para evitar las enfermedades fúngicas del almendro es la prevención.

Es muy importante destruir los órganos afectados, para impedir que el inóculo se vuelva a desarrollar (presencia de la enfermedad en años anteriores).

Realizar podas que favorezcan la aireación y disminuyan la humedad ambiental.

Tener en cuenta la sensibilidad varietal, variedades de almendro como antoñeta y largueta tienen una baja sensibilidad, vairo y belona una sensibilidad media y guara, lauranne, penta y soleta una alta sensibilidad a la roya del almendro.

Por último, se pueden realizar tratamientos para la roya de almendro con medios químicos de manera preventiva. El momento de realizarlos va desde el inicio de la foliación hasta su máximo desarrollo, y el número de tratamientos dependerá de las condiciones, si son muy persistentes con humedades altas es recomendable repetir cada 15-20 días. En años con ataques severos es adecuado realizar un tratamiento cuando se ha caído el 75% de la hoja.

También es importante recordar que las enfermedades fúngicas, como la roya se desarrollan mucho más rápido en plantaciones de almendro en seto que en plantaciones convencionales. Por ellos conocer e identificar esta enfermedad en el momento crítico es importante para evitar futuros problemas y siendo así más eficiente en su control.

¡Esperamos que te haya gustado este post y nos vemos en los próximos!

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter

Te mantendremos informado de las últimas noticias, eventos y mucho más