ENFERMEDADES DEL ALMENDRO: ABOLLADURA O LEPRA

En el post de esta semana continuamos con las enfermedades del almendro, en concreto con una enfermedad fúngica considerada como secundaria, esto se debe a que afecta menos al almendro en seto, y que solo en años muy lluviosos se puede tratar como una enfermedad importante. Hablamos de la abolladura o lepra del almendro.

¿Cómo se desarrolla?

La abolladura o lepra está causada por el hongo ascomiceto denominado como Taphrina deformans, un hongo que se encuentra ampliamente distribuido.

Se trata de una enfermedad que ataca a las partes verdes del almendro, sobre todo a las hojas y ocasiona un debilitamiento del árbol.

El hongo, sobrevive al invierno en grietas de las ramas y entre las yemas en forma de espora. La primera contaminación comienza al abrirse las yemas vegetativas con condiciones de 7-8ºC, humedad relativa alta y con lluvias frecuentes. Y las segundas contaminaciones se producen por las esporas que contaminaron los primeros órganos.

El desarrollo de la abolladura o lepra se frena con condiciones ambientales de altas temperaturas, baja humedad relativa y una intensa radiación solar.

¿Cómo afecta al almendro?

Esta enfermedad produce alteraciones en los tejidos en crecimiento. Las hojas sufren unas ondulaciones, por esto se la conoce con nombres como lepra, abolladura o rizado de hojas.

Esta hipertrofia altera la clorofila de la hoja dándole una coloración rojiza. La hoja termina por necrosarse y caer prematuramente.

Captura 1 1
Hoja afectada por lepra almendro – Fuente MAPA

Los brotes tiernos de las yemas infectadas tienen un crecimiento curvado, entrenudos cortos y un apelotamiento de las hojas.

Captura 3
Brote y almendra afectados por abolladura o lepra – Fuente MAPA

El fruto no suele verse afectado, salvo en ataques muy severos en los que presentan verrugas y abolladuras amarillentas o rojizas.

Captura 2
Almendra afectada por abolladura del almendro – MAPA

¿Cómo podemos controlar la lepra o abolladura en el almendro?

Como en el resto de enfermedades fúngicas, la mejor estrategia es la prevención.

Evitar que la plantación de almendro en seto esté en zonas con mucha humedad y con poca aireación. Favorecer la aireación con la poda y evitar una fertilización que le de un exceso de vigor a la plantación.

Es recomendable el uso de variedades de almendro menos sensibles a esta enfermedad. Variedades como Constantí, Guara, Lauranne, Penta, Tardona o Vairo tienen una sensibilidad baja, Marinada y Tuono media y Largueta alta.

En ataques severos es importante destruir los órganos afectados para disminuir el inóculo, y evitar futuras contaminaciones.

A la hora de controlar esta enfermedad a través de medios químicos, el momento más sensible para el almendro es desde la prefloración (estado fenológico C-D) hasta el cuajado del fruto y es cuando se debe realizar el tratamiento.

Para el tratamiento de la abolladura en el almendro siempre es importante valorar el riesgo de esta enfermedad antes de tratar: según el inóculo de la parcela (si estuvo afectada el año anterior) y de las condiciones meteorológicas en los periodos más sensibles.

Conocer e identificar las enfermedades que pueden afectar a las plantaciones de almendro en seto, aunque sean enfermedades secundarias o poco frecuentes, es uno de los pasos para convertirte en un experto en este cultivo y para tener un cultivo rentable y eficiente.

Añadimos la lepra o abolladura a la lista de enemigos del almendro en seto y no olvides que se puede combatir.

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter

Te mantendremos informado de las últimas noticias, eventos y mucho más