tratamiento almendro en marzo

La guía definitiva para el tratamiento postcosecha del almendro

Muchos agricultores piensan que una vez termina la recolección de un cultivo todo acaba hasta la siguiente campaña. Esto puede que sea así en cultivos anuales, pero no en cultivos leñosos como el almendro en los que el manejo después de la cosecha es tan importante como durante el resto del ciclo del cultivo.

En este artículo te contaré el paso a paso para realizar un correcto tratamiento del almendro tras la cosecha.

¿Por qué es importante realizar un correcto tratamiento post cosecha en el cultivo del Almendro?

El almendro como el resto de cultivos pasa por diferentes fases de vegetación anuales, conocer el comportamiento fisiológico de las mismas nos ayudará a tomar las decisiones de manejo más adecuadas para cada momento.

Sabemos durante el ciclo del cultivo del almendro se van desarrollando diferentes procesos. Como puedes observar, este no termina cuando se produce la maduración de los frutos y la recolección, si no que el árbol sigue funcionando hasta que llega el periodo de reposo invernal.

Sin título 1

Es por eso, que durante este periodo es muy importante realizar las acciones de manejo y tratamientos correspondientes, ya que tienen lugar algunos de los procesos que marcarán el devenir de la cosecha del año siguiente como son:

  • Diferenciación de yemas: Las yemas florales del siguiente año, se empiezan a diferenciar en torno a las fechas de recolección. Este periodo que dura aproximadamente dos meses hasta llegar a la parada vegetativa.
  • Acumulación de reservas: en el momento en que la intensidad de la fotosíntesis desciende debido a la bajada de temperaturas, menor número de horas de sol e intensidad luminosa se produce un transporte de las reservas hacia las ramas gruesas, tronco, raíces. Además, se produce la lignificación de la madera antes de iniciar el periodo de reposo invernal.
  • Crecimiento radicular: cuando los frutos han madurado y cesa el crecimiento de los ramos se produce un segundo crecimiento de las raíces (el primero se produce antes de que se produzca la actividad de la parte aérea).

¿Qué consecuencias tiene no realizar un correcto tratamiento post cosecha en el cultivo del almendro?

Con tratamiento, nos referimos a las diferentes acciones que hay que llevar a cabo una vez ha finalizado el periodo de recolección, no sólo a la realización de un tratamiento fitosanitario.

Realizando un correcto tratamiento postcosecha favorecemos que el árbol   produzca las reservas de carbohidratos que necesarias al inicio del ciclo del año siguiente para llevar a correcta floración-cuajado e inicio de la vegetación.

Las consecuencias directas de realizar un mal tratamiento postcosecha o de no realizarlo son una reducción del número de flores, un indebido cuajado de los frutos y por tanto una reducción cantidad de producción con las consecuentes pérdidas en la rentabilidad de la plantación.

DJI 0741
Finca de almendro en seto en plena floración – CBH Agroinnova

Además, el resto de funciones del árbol podría verse comprometido. Algunas de ellas tan importantes como el crecimiento radicular, vital para el mantenimiento de volúmenes de copa adecuados y la captación de agua y nutrientes por parte del cultivo.

¿Algún motivo más para darle importancia?

¿Cuáles son los principales aspectos a tener en cuenta en el tratamiento post cosecha del almendro?

En el manejo del almendro son múltiples los aspectos que debemos de tener en cuenta para obtener los objetivos de producción: manejo de suelo, poda, recolección, control de plagas y enfermedades, abonado, riego…

En el caso del tratamiento post cosecha me centraré en los que considero más importantes:

  1. Riego: El riego es una de las prácticas de manejo más importantes en el almendro, ya que está directamente relacionado con la productividad. El cultivo del almendro presenta una elevada sensibilidad al déficit hídrico en ciertos períodos clave como el postcosecha. Si durante este periodo el cultivo sufre estrés hídrico la densidad floral del año siguiente, la fertilidad de las flores y la fructificación se pueden ver comprometidas.
  2. Fertilización: no es necesario volver a recalcar la importancia que tiene la fertilización, así como conocer y ajustar los nutrientes durante los momentos de máximas necesidades para que estén disponibles en el suelo. Una vez realizada la recolección hemos de aplicar los nutrientes adecuados para favorecer los procesos que el árbol está realizando.
  3. Tratamientos fitosanitarios para almendros: Monilia, abolladura, fusicocum, gusano cabezudo, tigre, mosquito, son algunas de las muchas enfermedades fúngicas y plagas que afectan a las plantaciones de almendros. Estas producen un debilitamiento de los árboles que puede traducirse en una pérdida de las producciones. Realizar un buen tratamiento preventivo después de la recolección y antes de que se caiga la hoja va a favorecer que el año siguiente el árbol presente un estado sanitario correcto.
Tratamiento fitosanitario del almendro durante caída de hojas – Mañez y lozano

¿Cómo realizar de manera correcta el tratamiento post cosecha en almendro?

Por fin llegamos al kit de la cuestión, ¿qué hacer? ¿cómo hacerlo?:

Riego

En la programación del riego hay dos factores fundamentales: estimación de la cantidad de agua que la planta necesita en cada momento, y el seguimiento de la humedad del suelo. Esto nos indicará en qué momentos y cuánta agua aplicar.

En el momento de la post cosecha la programación del riego tiene que basarse en las necesidades hídricas calculadas en función del balance hídrico (evapotranspiración y pluviometría). En el caso de disponer sensores tenemos que mantener unos niveles medios de humedad en el suelo para favorecer la extracción de la misma por parte de las raíces.

Las necesidades hídricas post cosecha son menores que durante el verano, por tanto el agua a aplicar en este momento será mucho menor, pero no menos importante.

No obstante hay que tener cuidado, un exceso de agua en el periodo previo al reposo invernal puede ocasionar un rebrote vegetativo provocando una señal equívoca a la planta para no iniciar el proceso de senescencia.

Fertilización

La fertilización es sin duda una de las tareas más complejas, hay que tener en cuenta la variabilidad debido a: eficiencia de los patrones y variedades, el vigor de la planta en su conjunto, tipo de suelo, riego y cantidad de agua aportada, sistema de aplicación… Por eso a través de la realización de analíticas foliares periódicas podemos conocer cuál es el estado nutricional del cultivo con vistas realizar las aplicaciones más adecuadas.

No existe una receta única de abonado

La postcosecha es un buen momento para realizar las correcciones de las carencias que presente en las analíticas foliares. De esta forma favorecemos que la planta comience su ciclo vegetativo sin ninguna carencia que pueda limitar la producción.

Durante este periodo se vuelve especialmente interesante la aplicación de microelementos, potasio (debido a su papel en la regulación hídrica de la planta) y fósforo (nutriente que promueve el desarrollo radicular).

En cualquier caso, mantener un equilibrio entre todos los nutrientes será la clave para favorecer el desarrollo correcto de la plantación.

Ley del Minimo Liebig gerencia empresas agricolas
Ley del mínimo (Liebig) – Universidad Agrícola

Tratamientos fitosanitarios

En las nuevas plantaciones, es más que importante que nunca realizar un correcto diagnóstico y control de las enfermedades del almendro.

La climatología de cada región así como los factores individuales del cultivo son el factor que condiciona la aparición e incidencia de la mayoría de plagas y enfermedades en el almendro. Conocerlas nos permitirá realizar un buen manejo preventivo de cara a la reducción del inóculo de las enfermedades fúngicas y la incidencia de plagas en las siguientes campañas.

tratamiento fitosanitario del almendro
Estrategia de control de enfermedades fúngicas en Almendro – Tradecorp

Tradicionalmente se ha realizado un tratamiento previo a la caída de hojas con compuestos en base a cobre. En algunos casos aplica urea para favorecer la descomposición de los restos vegetales. De esta forma se puede reducir la cantidad de inóculo de los diferentes hongos que pueden afectar al almendro, frenando su reproducción.

Debido al crecimiento de las plantaciones superintensivas se realizan tratamientos justo al finalizar la recolección. Las máquinas cabalgadoras que se encargan de la recolección pueden producir daños en ramas y brotes (vehículo de entrada para enfermedades fúngicas).

Estos tratamientos se vuelven especialmente importantes si se tiene un microclima favorable (elevada humedad ambiental y temperaturas suaves) o si se producen lluvias durante el periodo de recolección.

Algunas de las materias activas que pueden utilizarse durante este periodo son:

  • Hidróxido cúprico 50 %
  • Kresoxim- metil 25% +Difenoconazol 12,5%
  • Tebuconazol 25 %
  • Oxicloruro de cobre
  • Otros fungicidas autorizados

**En función de los objetivos buscados e realizará la elección de uno u otros productos.

EL FINAL DE UN CUENTO SIEMPRE ES EL PRINCIPIO DE UNA GRAN HISTORIA

Como habrás podido comprobar, la recolección del almendro no es el último paso que hay que dar antes de finalizar la campaña. El manejo después de la cosecha es tan importante como durante el resto del ciclo del cultivo.

Al igual que en un cuentos, tenemos que centrarnos en acabar con un final feliz, ya que este será el principio de una gran historia, ó ¿era de una gran cosecha?

Espero que después de leer este post te haya quedado clara la importancia de cuidar cada uno de los detalles en el manejo de un cultivo como el almendro.

No dudes en poner en comentarios todas las dudas o consultas que tengas al respecto del mismo, tienes disponible un formulario de consulta en nuestra web, e incluso puedes mandarnos tu pregunta en audio, ¡no hay excusa!

Nos vemos en próximas publicaciones.

Deja un comentario