Caballones antes de la plantación

Todo lo que necesitas saber para realizar una correcta preparación del suelo

El éxito de una plantación de almendro depende de la suma de las prácticas realizadas a lo largo de su vida productiva. La preparación del terreno antes de la plantación es el primer paso para asegurar su correcto desarrollo. A su vez, unas malas prácticas nos limitaran la productividad desde el momento inicial y, ¡eso no lo quiere nadie!

En este artículo te contaré el por qué de la preparación del terreno, cuáles son las diferentes labores a realizar y cómo ha de hacerse en función de las características de los suelos.

¿Por qué es importante la preparación de suelos antes de realizar una plantación?

La suma de la preparación de la parcela, el coste de la planta, los materiales y la ejecución de la plantación representa una inversión elevada. Por eso mismo, hemos de dedicar un esfuerzo en su planificación. Una vez realizada la misma, ¡no hay vuelta atrás!

La preparación del terreno es especialmente importante durante los primeros años de vida de la plantación, ya que marcarán el desarrollo de la misma: obtención del muro frutal, rápida entrada en producción, minimización de problemas sanitarios...

Ya vimos en el artículo «Estatégias para planificar con éxito una plantación de almendro en seto» cuáles son las acciones más importantes a realizar antes de la realización del proyecto de plantación.

En este caso, nos centraremos en los trabajos de equipamiento, infraestructura y acondicionamiento del terreno más importantes:

Resumen: Trabajos previos a una plantación
Eliminación restos de cultivo anterior
Eliminación de piedras
Nivelación
Instalación de drenajes
Subsolado profundo
Enmiendas orgánicas
Enmiendas inorgánicas
Labores complementarias
Pre-instalación del sistema de riego
**En caso de que sea necesario

¿Cuál es el objetivo de la preparación de suelos?

Como sabes, el almendro es una especie poco exigente en cuanto a la calidad de suelos, pero siempre hemos de favorecer las condiciones para su óptimo desarrollo.

Esto podemos conseguirlo mediante una correcta preparación del terreno. Hemos de tener claro que unas condiciones del terreno adecuadas favorecerán el desarrollo y la implantación del cultivo, lo que será vital de cara a obtener los objetivos de producción planteados.

La preparación del suelo es el medio para la consecución de un fin: el mejor establecimiento, desarrollo y productividad de la plantación.

Serán las condiciones de suelo las que determinen el comportamiento del cultivo, por ello el contar con suelos suelos, bien drenados y profundos siempre nos favorecerá para obtener el máximo potencial productivo.

Plantación de almendros Veracruz
Plantación Veracruz – Portugal

¿CUÁLES SON LAS PRINCIPALES LABORES PREPARATORIAS?

Una vez conocidos los diferentes tipos de suelos mediante la realización de un mapa de suelos el siguiente paso es establecer las diferentes labores preparatorias.

SUBSOLADO

La elección de esta labor dependerá de la uniformidad de las primeras capas de suelo (80-100 cm). Una mala elección en esta labor puede suponer el empeoramiento de las condiciones del suelo y dificultar el establecimiento de las plantas.

Para ello:

  • No subsolar cuando el contenido de humedad de suelo sea superior al límite plástico, es decir, subsolar cuando el contenido de humedad sea menor a la capacidad de campo del suelo.
  • Subsolar en momentos donde se permite la descomposición total de los agregados del suelo. En ocasiones cuando se subsola en verano puede ser necesaria la realización de labores complementarias para la rotura de los mismos.
  • Elegir el subsolador adecuado para evitar traer a la superficie cantidades elevadas de material del subsuelo: carbonatos, piedras, sales…

CABALLONES

Esta labor nos asegura un volumen mínimo de suelo, además la sensibilidad de muchos portainjertos de almendro a la asfixia radicular la hace especialmente útil en situaciones donde pueda producirse un exceso de humedad.

Caballones antes de la plantación
Caballones antes de la plantación – José Tomás García Tejada

Aún así, existen otro tipo de labores complementarias que hemos de realizar en caso de que sean necesarias y en función de los tipos de suelo y características de la parcela con la que tengamos que trabajar

¿Cómo realizarla correctamente?

Para realizar una buena preparación de suelo es muy importante conocer cuáles son las características del mismo y actuar en consecuencia.

Estos son algunos de los escenarios más comunes y las actuaciones recomendables a nivel de parcela:

SUELOS ARENOSOS

En los suelos arenosos el principal objetivo en la preparación del terreno es evitar un drenaje excesivo e incrementar la fertilidad del suelo. En general en este tipo de suelos, si no tenemos problemas de salinidad, pH, toxicidad las raíces pueden explorar grandes volúmenes de suelo.

preparación del terreno, perfil del suelo
Perfil de suelo 70%arena – Mario González-Mohíno

En este caso, son especialmente importantes las aportaciones de materia orgánica antes de la plantación. La realización de subsolado dependerá de la tendencia a la compactación que tenga el suelo, ya que algunos suelos arenosos debido a sus propiedades físico-químicas pueden presentar tendencia a la compactación y esto a su vez un problema para el desarrollo del cultivo.

SUELOS ARCILLOsoS

El objetivo de la preparación de suelo en estas circunstancias es evitar el encharcamiento, facilitar el drenaje y la penetración de las raíces.

Para ello, la realización de la plantación en dirección a la pendiente y la realización de caballones de 60 cm de altura evitarán una posible asfixia radicular.

Video realización de caballones sobre suelo pesado – José Tomás García

En este caso, el aporte de materia orgáncia nos puede ayudar a mejorar la estructura fisica del suelo y mejorar la penetración radicular.

Por supuesto, el subsolado del terreno de forma cruzada en el momento más adecuado (humedad de suelo apropiada para la rotura del suelo) será clave.

En algunas circunstancias, puede ser necesaria la instalación de zanjas para la evacuación del agua y la instalación de drenajes subterráneos.

SUELOS CARBONATADOS

La presencia de carbonato cálcico en los suelos es una característica bastante habitual en zonas áridas y semiáridas. En este caso se trata de un horizonte cementado por carbonato cálcico (horizonte petrocálcico) tras el horizonte principal.

En este tipo de suelos, el objetivo a de ser que este horizonte no nos limite en el desarrollo del cultivo, y para ello es recomendable el subsolado profundo (evitando traer piedras en superficie), y en determinados casos (horizonte superficial poco profundo) la realización de caballones para aumentar el volumen de suelo que pueden explorar las raíces.

Horizonte petrocálcico
Horizonte petrocálcico – Mario González-Mohíno

Las prácticas de manejo una vez realizada la plantación serán de vital importancia: aplicación de fertilizantes en base ácida, programación de riegos eficaz, aplicación de enmiendas y correcciones (microelementos).

SUELOS POCO PROFUNDOS

Sin duda, los suelos poco profundos representan una gran limitación en el manejo de las plantaciones, en algunos casos incluso pueden hacerlas incluso inviables. En este caso, el objetivo perseguido durante la preparación del terreno es incrementar la capacidad de agua y nutrientes mediante la realización de caballones.

El subsolado en este tipo de suelos a veces no se puede realizar debido a la presencia de roca. De no ser así, es una labor fundamental para incrementar el volumen de suelo explorado.

Por otra parte, incrementar los niveles de materia orgánica también nos ayudará a conseguir este objetivo.

OTROS condicionantes

Además de estos, podemos encontrarnos con otras circunstancias que nos lleven a realizar ciertas acciones adicionales durante la preparación del terreno:

  1. Suelos con salinidad
  2. Suelos con arcillas expandibles
  3. Presencia de roca impermeable
  4. Cementaciones
  5. Horizontes arcillosos compactos
  6. Formación de costras superficiales
  7. Presencia de capas freáticas

Recalcar de nuevo la importancia del conocimiento de todas estas variables para una adecuada preparación del terreno y diseño de plantación. Por supuesto, existen muchos y muy buenos profesionales que seguro pueden ayudarte a realizar las acciones más adecuadas.

El primer paso, pero no el último

La preparación del terreno antes de la plantación es el primer paso para asegurar su correcto y desarrollo, pero como sabes el éxito posterior dependerá de la suma de las prácticas realizadas a lo largo de su vida productiva.

Desde Synergynuts no queremos que descuides ninguno de estos aspectos de manejo, así que suscríbete al blog y a nuestra newsletter para conocer cada uno de ellos.

¡Nos vemos en próximos artículos!

Deja un comentario