Un método para corregir las carencias nutricionales en el cultivo de almendro

Hace un par de semanas hablamos sobre la importancia de realizar un análisis foliar en nuestra plantación de almendros pero, ¿una vez obtenido los resultados como corregimos las carencias que hemos detectado en los resultados del análisis?

En este post trataré de enseñarte cómo corregir las carencias nutricionales en un cultivo como el almendro a través de la fertilización foliar.

¿Por qué es importante corregir las carencias nutricionales en el cultivo de almendro?

Ya te hable de esto en el anterior post , y es que hay una ley conocida como la Ley del mínimo de Liebig,  que determina que un solo nutriente puede limitar la producción de un cultivo aunque el resto estén en cantidades suficientes. Por lo que si nuestro cultivo de almendro tienen algún tipo de carencia nutricional, aunque sea mínima, la producción se verá afectada.

En este sentido me gusta siempre destacar que «mas no es mejor», y que la clave de la fertilización es tratar de tener una nutrición equilibrada en base a nuestros objetivos de producción. Por tanto, será muy importante saber si estos se están cumpliendo y si no es así, tratar de encontrar todos los aspectos (aparte del nutricional) que puedan estar afectando.

Uno de los objetivos de la fertilización en almendro es conseguir un alto potencial productivo en cantidad Y calidad de fruto. Si no hay un equilibrio entre nutrientes no solo puede verse afectada la producción si no también la salud de la planta, con las consecuencias que puede tener (plagas, enfermedades, estrés…)

¿QUÉ DEBES SABER SOBRE LA FERTILIZACIÓN FOLIAR?

Cultivos como el almendro no solamente utilizan las hojas para realizar funciones tan básicas como la transpiración o la fotosíntesis, y es que además de estos procesos hay determinados nutrientes que pueden ser absorbidos por las mismas y que después son utilizados para las diferentes funciones que realiza la planta.

La aplicación de nutrientes por vía foliar no suele verse justificada si no es para acompañar un tratamiento fitosanitario para controlar alguna plaga o enfermedad.

Es importante que sepas que las condiciones climatológicas, como la humedad relativa y la temperatura, pueden condicionar la eficacia del tratamiento al limitar o favorecer la absorción de los nutrientes. Incluso después del tratamiento pueden seguir teniendo un papel importante. Al afectar a su persistencia y distribución en la superficie de la hoja del almendro.

Es por eso, que conocer las ventanas más adecuadas para realizar un tratamiento foliar se vuelve clave si queremos que el resultado del mismo sea el adecuado.

Delta T
Delta T – Parámetro utilizado para determinar las condiciones ideales de tratamiento

¿QUÉ VENTAJAS TIENE LA CORRECCIÓN DE CARENCIAS A TRAVÉS DE LA FERTILIZACIÓN FOLIAR?

Como he comentado antes, realizar un tratamiento foliar únicamente para aplicar nutrientes no suele verse justificado debido al coste de la aplicación y el retorno de la inversión que esta provoca. Por eso, es recomendable aprovechar las aplicaciones de fitosanitarios en el control de plagas o enfermedades para aplicar nutrientes de los cuales sabemos que tenemos una carencia.

Pero, eso no quita que se puedan realizar aplicaciones puntuales, y es que son precisamente algunas de las ventajas de este tipo de aplicaciones las que pueden justificar su realización:

  1. Los tratamientos foliares no sufren las variables del suelo como nutrientes bloqueados, alteraciones producidas por el pH, sequía etc. Por lo que siempre y cuando se apliquen los nutrientes en el tiempo y forma correctos estos serán absorbidos casi en su totalidad.
  2. La fertilización foliar además de para la corrección de carencias, es adecuada para esos casos en los que se requiere la aplicación extra de nutrientes que tengan facilidad para estar inmovilizados en el suelo (potasio, otros) o que tengan limitaciones de cantidad en el suelo (nitrógeno, otros).
  3. Por otro lado, te permite aportar los nutrientes en momentos de alta demanda en las que las condiciones ambientales o de suelo limitan la absorción. Y es que, ante situaciones de altas temperaturas o cuando las tasas de transpiración son bajas, la actividad radicular se reduce y aplicar nutrientes por vía foliar nos puede ayudar a seguir nutriendo nuestro cultivo durante esos periodos, inclusive estimular esa actividad disminuyendo las tasas de estrés con la aplicación de cierto tipo de bioestimulantes.
tratamiento fertilizacion foliar
Aplicación de tratamiento fitosanitario sobre almendro en seto en Finca Grupo Veracruz

¿CÓMO SE ABSORVEN NUTRIENTES A TRAVÉS DE LA HOJA?

Al igual que por vía radicular, no todos los nutrientes se absorben de igual manera a través de las hojas del almendro.

El nitrógeno (N), el potasio (K) y el sodio (Na) son muy bien absorbidos foliarmente. El fósforo (P), el cloro (Cl), y el azufre (S) tienen una alta absorción foliar, aunque menor que los anteriores.

Hay que parar cuidado con la calidad del agua en las aplicaciones foliares, ya que cationes como el sodio y el cloro son fácilmente absorbidos por las hojas del almendro y esto nos puede provocar fitotoxicidad o incluso estrés hídrico por acumulación de sales.

Por el contrario, elementos como el magnesio (Mg), zinc (Zn), manganeso (Mn), boro (B), cobre (Cu) y molibdeno (Mo) presentan una absorción media o escasa.

Por su parte, la tasa de absorción foliar de calcio (Ca) y hierro (Fe) es muy baja, especialmente en el caso del hierro, que para corregir carencias habrá que aplicarlo directamente al suelo o a través de la fertiirrigación. En el caso de suelos con pH mayor de 6,5 se recomienda aplicar el hierro en forma de quelato para asegurar su absorción por vía radicular.

fertilizacion almendro

¿Qué otros factores afectan a la fertilización foliar en el cultivo del almendro ?

Además, es importante saber que hay otros factores que condicionan la eficacia de las aplicaciones foliares:

  • Tipo de compuesto y concentración.
  • Adición de adyuvantes: mojantes, reguladores de pH etc.
  • Edad de la hoja: las hojas nuevas absorben y movilizan mejor los nutrientes.
  • Humedad ambiental: una alta humedad mejora la absorción y ayuda a mantener la superficie de hoja mojada.

NOTAS IMPORTANTES: Si llueve justamente después del tratamiento se puede producir un lavado total o parcial de los fertilizantes aplicados. También es necesario que sepas, que si no empleas una concentración adecuada a la hora de hacer una aplicación se puede llegar a producir una fitotoxicidad en las hojas.

¿Cómo corregir las carencias nutricionales en el almendro?

CORRECCIONES DE CARENCIAS NUTRICIONALES: MACROELMENTOS PRINCIPALES

  • Nitrógeno (N): el nitrógeno aplicado por vía foliar induce una rápida reacción en el árbol, acelerando la actividad vegetativa y el desarrollo de la planta. La aplicación foliar de los distintos compuestos nitrogenados es muy eficaz para corregir con rapidez niveles bajos de hoja, sobre todo en condiciones de secano. Para ello se recomienda la aplicación de formas de nitrógeno en forma nítrica (nitrato amónico/potásico) ó ureica (urea foliar). Por otro lado, cabe la posibilidad de aplicar aminoácidos, ya que estos también contienen nitrógeno de rápida asimilación.
  • Fósforo (P): la disponibilidad de fósforo para el almendro está muy condicionada por el suelo sobre todo en suelos ácidos y calizos, por lo que la fertilización foliar de este nutriente es muy importante. En este sentido, es muy importante asegurar la mezcla del fósforo con el resto de productos del tratamiento para asegurar compatibilidad y que no se produzcan antagonismos.
  • Potasio (K): es fundamental mantener niveles de potasio en hojas adecuados, ya que la recuperación de una deficiencia severa es difícil y a medio plazo sobre todo en años secos y en años de grandes producciones. En suelos calizos y arcillosos las aplicaciones foliares de potasio son muy importantes, y en este sentido aplicaciones de nitrato potásico y/o derivados funcionan muy bien y se pueden aplicar en «altas concentraciones» sin ningún tipo de problema (500-600 gr/hl).
evaluacion para fertilizacion foliar
Evaluación foliar en cultivo de almendro – Mario Gonzalez

CORRECCIONES DE CARENCIAS NUTRICIONALES: OTROS ELEMENTOS

Como hemos hablado al principio de este post, se debe prestar atención a todos los elementos no solo a los macros, ya que su carencia puede limitar la producción y reducir la respuesta de otros elementos.

  • Boro (B): es un elemento esencial para la planta pero puede resultar tóxico, por lo que es conveniente tener cuidado. Su deficiencia afecta a la floración y por ende al cuajado, por lo que su aplicación debe realizarse antes de la floración (inclusive previo a la caída de hojas del año anterior). Para ello, aplicaciones de boro etanolamina suelen ser eficaces.
  • Hierro (Fe): la sintomatología de esta carencia es la clorosis férrica, como a través de la aplicación foliar no se puede corregir, lo más adecuado es el empleo de quelatos de hierros inyectados en el tronco o suelo o la fertiirrigación.
  • Zinc (Zn): en suelos ácidos y fuertemente lavados puede haber deficiencias de este elemento, aunque en otros tipos de suelos la disponibilidad en suelo es alta. La corrección de zinc mediante aplicaciones foliares de Zn quelatado o sulfato de zinc. Si se va hacer también una aportación de quelatos de hierro, para que no haya problemas es recomendable aplicar formulaciones de quelatos de hierro y zinc.
  • Magnesio (Mg): la deficiencia de magnesio puede ser inducida por altas concentraciones de potasio, calcio y amonio al ser peor competidos que el resto de iones. Aplicaciones de nitrato magnésico y/o derivados nos pueden ayudar a corregir esta carencia.
  • Manganeso (Mn): esta deficiencia aparece sobre todo en suelos arenosos, con alto contenido en materia orgánica y un alto pH. Existen diferentes abonos ricos en este microelemento, suelen ser habituales las formulaciones de Zn-Mn que resultan eficaces para la corrección de carencias de estos dos microelementos.

«TODO LO QUE INVIERTAS EN NUTRICIÓN TE LO AHORRARÁS

EN MEDICINA»

No hace falta que vuelva a incidir en la importancia de la fertilización en la productividad y sanidad de un cultivo, y que por supuesto contar con información cómo tipo de suelo, agua, patrón y variedad así como y la información que aporta un análisis foliar será fundamental para el diseño de una correcta nutrición.

Dicho todo esto, no hay una receta única para la corrección de carencias, y es que hay que tratar de adaptar todo lo que en un blog como este exponemos en materia de manejo de un cultivo como el almendro en la gestión de nuestra plantación.

Aplicando conocimiento y apoyándote en otros profesionales estarás un paso más cerca de que tu producción de de almendras sea todo un éxito.

¡Nos vemos en próximos artículos!

Deja un comentario

Suscríbete a nuestra Newsletter

Te mantendremos informado de las últimas noticias, eventos y mucho más